Compendio de mis lecturas de estos meses (o guía de como leer lo más posible mientras sobrevivo a la cursada)

lunes, 1 de noviembre de 2021

Es domingo, finalmente domingo, y me doy cuenta de que ahora se han convertido en uno de mis días favoritos. Antes pensaba que estaban demasiado cerca del lunes, ahora disfruto sentir que son días donde todo pasa más lento y tranquilo. ¿Será que ahora soy más vieja? Puede ser. Lo que sé es que decidí tomarme un ratito de este domingo fresquito para comentar sobre algunos libros que leí en estos últimos meses. No son todos y, como siempre, son de géneros muy variados porque me gusta leer así, de todo un poco. 


La batalla del futuro de Mateo Salvatto y Augusto Salvatto | 


Mateo Salvatto es un joven argentino que se dedica a la programación y a la tecnología. Hace unos años creó la app Háblalo que ayuda a personas con dificultades en el habla a comunicarse en la vida diaria. Hace tiempo lo sigo en redes porque me interesa todo lo que es tecnología y ciencia y claramente necesitaba leer su libro (lo escribió con su hermano) cuando descubrí que lo había publicado. Llegó desde el lado menos esperado: me lo prestó mi abuela. Resulta que lo había visto en televisión y le encantó, quedó entusiasmada con que haya jóvenes así que son la esperanza para el futuro. Justamente un poco ese el objetivo del libro, que trata de todo un poco. Es en general sobre la tecnología y el futuro, pero toca temas de historia, de sociedad y de experiencias personales, entre otros, que me parecieron muy interesantes, mezclados con toques de humor. Realmente cumple su objetivo y me hizo descubrir temas sobre los que me gustaría aprender más, sobretodo relacionados a la programación y a las criptomonedas. Es un libro muy ameno, fresco y con una mirada joven. Recomendado.


Recuerdos de un médico rural de René Favaloro | 

Le regalé este libro a una amiga, estudiante de medicina, por su cumpleaños y claramente aproveché para leerlo yo también. René Favaloro fue un médico cardiólogo argentino muy reconocido por haber desarrollado el bypass coronario, procedimiento que cambió radicalmente la historia de las operaciones cardíacas. En este libro narra sus años trabajando como médico rural en Jacinto Aráuz, pueblo en la provincia de La Pampa, Argentina, durante los años 50. Es muy muy interesante porque se nota su desarrollado sentido de la observación al narrar el ambiente y la realidad del pueblo en el contexto económico y social de la Argentina de la época, al tiempo que se nota su vocación por la Medicina. Narra sobre los pacientes que tenía, la relación con ellos, las actividades que realizaba. Al ser un pueblo rural y siendo él el único médico en las proximidades debía atender cualquier caso, desde partos y fracturas hasta temas más complicados, siempre arreglándoselas como podía con la falta de material e instrumentos. 'Recuerdos de un médico rural' es una crónica breve y concisa que disfruté mucho y de la que aprendí mucho. No soy estudiante de Medicina pero imagino que si lo fuera lo disfrutaría aún más, ya que brinda reflexiones sobre la Medicina, el papel que tiene en la sociedad y su relación con el contexto político y social de nuestro país. Muy interesante, y recomendado.


Las pequeñas memorias de José Saramago | 

Ya había comentado alguna vez que de Saramago leí su obra más famosa, 'Ensayo sobre la ceguera' (reseña) y me sorprendió muchísimo. Siempre tuve rondando las ganas de leer algo más y hace unos meses para mi cumpleaños me regalaron este, 'Las pequeñas memorias'. Lo empecé sin saber mucho de qué se trataba y, ¡wop!, es una autobiografía. Más bien es un compilado de recuerdos de la infancia del autor, escrito con su característica pluma. Me encantó conocer más sobre él leyendo sus propias palabras. ¿Sabían que lo anotaron como Saramago de apellido por error? De Sousa era el apellido del padre, Saramago era como llamaban a su familia en su pueblo natal en Portugal, Azinhaga. Y lo anotaron mal en el registro y así quedó. ¡Gracias Nico por el regalo! <3


One true loves de Taylor Jenkins Reid | 


Y con esta novela cambiamos abruptamente en relación con las tres anteriores que les comenté, las tres de no ficción. Si siguen canales de booktube o mismo en bookstagram seguro vieron a Taylor Jenkins Reid quinientas millones de veces. Leí ya cuatro libros suyos porque desde el primer momento me sorprendió su forma de construir personajes tan reales y de escribir con estilos tan únicos, como pasó con 'Los siete maridos de Evelyn Hugo' (reseña) y 'Todos aman a Daisy Jones'. 'One true loves' es una novela anterior a estos éxitos, tengo entendido, y sentí una gran diferencia en estilo de las historias. Se narra acá la vida de Emma Blair, felizmente casada, y como tiene que superar la muerte de su marido Jesse luego de que se lo declarara desaparecido en un accidente de helicóptero. Pasan años, ella se está a punto de casar nuevamente, y descubren que Jesse había sobrevivido, y está volviendo a verla. No se preocupen, nada de esto es un spoiler, está narrado explícitamente en la sinopsis y, como ven, plantea un dilema interesante. Me resultó muy entretenido y pasé un buen rato leyendo (y largué algunas lagrimillas) pero tampoco me voló la peluca, como diría mi mamá. Me entretuvo pero me falto conectar más para sentirlo como un libro más cercano a mi corazón. Detalle: tengo entendido que no está traducido al español.


Papaíto piernas largas de Jean Webser | 


¿Ya se rieron con el título? Cada vez que lo decía me largaba a reír. Seguro lo conocen, 'Daddy-long-legs' es un ya un clásico de la literatura. Publicado en 1912 y del estilo de 'Mujercitas', narra la historia de Jerusha Abbott, una huérfana viviendo en un orfanato a la que le comunican que un millonario que prefiere mantenerse en el anonimato va a pagarle los estudios universitarios. A cambio, le pide que todos los meses le mande una carta contándole detalles que la vida universitaria y lo que va aprendiendo allí. Toda la novela está compuesta por las cartas que le manda y es muy entretenida, ya que destaca el sentido del humor de Jerusha a la hora de narrar su vida y sus experiencias. Me gustó, es un libro cortito y hasta tierno, pero siento que lo hubiese disfrutado más si lo hubiese leído cuando tenía doce años. Me acuerdo de hecho de verlo en la biblioteca de mi escuela primaria, una edición amarilla la colección Billiken.

Gracias a Carol de Palabras al viento, que lo mencionó en un post y me dio muchas ganas de leerlo :)


Klara y el Sol de Kazuo Ishiguro | 


Ishiguro es un autor británico de origen japonés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2017. Nunca leí nada suyo, y he leído poca literatura japonesa así que cuando me lo regalaron por mi cumpleaños me puse extremadamente feliz. Tenía muchas expectativas antes de leerlo, como ven, y ahora lo terminé no estoy segura de cómo me siento al respecto.
En general, me gustó mucho. No soy de leer ciencia ficción pero me interesaba ver cómo se tocaba el tema de la inteligencia artificial. El concepto de los AA me pareció súper interesante, especialmente porque está contado desde su perspectiva e ir viendo las particulares y precisas observaciones de Klara aporta mucho a la historia, más que si estuviera narrada por un humano. También el concepto de sociedad futurista es interesante, porque aún llevado al extremo, los problemas de la humanidad actual siguen estando. Cambia la apariencia pero no las bases.
Después la historia se puso un poco turbia, y me hizo perder el interés de a partes. Incluso, a veces, me contagiaba de la atmósfera gris de la historia. Esa ambientación, más los malentendidos y el contexto, hicieron que 'Klara y el sol' sea un libro que me pareció interesantísimo y me gustó haber experimentado, pero no puedo considerarlo entre mis favoritos.
¿Lo que más me gustó? Definitivamente las observaciones de Klara sobre los seres humanos. Y definitivamente quiero leer algo más de Ishiguro.

~

También leí 'Persuasión' de Jane Austen e hice una reseña exclusiva que si les interesa leerla aquí está.

A pesar de todos los libros que les comenté acá, la realidad es que estos meses anduve leyendo bien poco. Estuve más de tres semanas sin leer nada, ni siquiera avanzar un párrafo. No pretendo hacer de esto ninguna tragedia, pero eso es raro en mí. Y sí, estuve con mil cosas. En general, el ratito que uso para leer es antes de irme a dormir... pero a veces estoy tan agotada que me quedo dormida directamente. Antes aprovechaba para leer durante los viajes en subte, pero por ahora mis clases son virtuales así que lo uso menos. Pero de todas formas, pienso que la clave sigue siendo esa, tener siempre un libro esperándonos y aprovechar los ratitos, especialmente cuando no podemos hacernos un espacio para dedicarnos de lleno al libro (y me remito a mi post de hace unos meses "El tiempo para leer es tiempo robado") Y así, de a ratitos y con la reconfortante sensación de saber a que uno tiene un gran libro esperándolo para ser leído, voy avanzando. Aunque la lista de pendientes sea cada vez más larga.

Acabo de mirar en el diccionario la definición de "compendio", sólo por curiosidad. Resulta que dice "resumen breve, conciso y sustancial de una materia amplia". ¿Breve? Lo intenté, lo intenté.




Reseña: Persuasión- Jane Austen

viernes, 15 de octubre de 2021

Título: Persuasión.
Título original: Persuasion.
Autora: Jane Austen.
Libro autoconclusivo.
Año de publicación: 1817
Páginas: 296, edición Penguin Clásicos en español.
Sinopsis: Persuasión narra la historia de una mujer madura, sensible y menospreciada, que años después de haber rechazado al hombre que amaba, persuadida por un mal consejo, ve cómo este reaparece en su vida, rico y honorable pero aún despechado. Una mujer que quizá por primera vez en la historia de la novela debe luchar para que el amor le conceda una segunda oportunidad. Esta obra se considera una de las novelas más oscuras de Jane Austen, sin duda la más crítica con la sociedad de la época.

Cada vez que leo a Jane Austen me sorprendo. Más allá del clásico 'Orgullo y prejuicio' que leí allá por el lejano 2015 con demasiadas expectativas y no me gustó pero que ahora me encanta, me encontré con la anti-heroína Catherine Morland en 'La abadía de Northanger' , la imperfecta y carismática Emma Woodhouse y la cínica y manipuladora Lady Susan. Supongo que a estas alturas no debería haberme sorprendido lo que encontré leyendo 'Persuasión', pero sucedió y yo terminé encantada una vez más.
¿Qué fue lo que sentí distinto a las demás obras de la autora? Primero que nada, el desarrollo de la historia. Como dice la sinopsis (muy mala, en mi opinión) la protagonista es Anne Elliott, una joven de ventilargos que ya "pasó" la edad de casarse, siguiendo los términos de la época. Lo interesante es que en esta novela, al revés que en la mayoría de las otras, los personajes potencialmente candidatos al love interest ya se conocían previamente y de hecho ya habían tenido una relación. por ende, es una historia de madurez, de reencuentros y de, valga la repetición, persuasión.
Sí, se nota como en el desarrollo de la novela Austen le da especial hincapié a la influencia que ejercen unos personajes en otros a la hora de tomar decisiones, de pensar una cosa o la otra. Sin hacer mucho esfuerzo podemos ver la cadena de pensamientos siendo contagiados cual peste. ¡Y es súper interesante! Principalmente lo es porque, como es característico ya de las obras de Austen, esconde una crítica a las ridículas costumbres de la época, producto de un muy buen sentido de la observación. ¿Qué mejor manera que deslizarlo en unos personajes que parecen sencillos e inocentes? 
"No había habido dos corazones tan abiertos, dos gustos tan similares, más comunidad de sentimientos, ni figuras más recíprocamente amadas. Ahora eran dos extraños. No; peor que extraños, porque jamás podrían llegar a conocerse. Era un exilio perpetuo".
En resumen, hay mucho menos romanticismo, pero mucho desarrollo previo de los personajes. De hecho Anne, a pesar de ser protagonista, tampoco es una que acapare la atención de la narración ni del lector. Como leí por ahí, es una de las heroínas más "calladas" de Austen, pero también una de las más fuertes, observadoras y abiertas al cambio. Jane Austen misma la describió como "almost too good for me". Anne es un personaje que hasta diría que me dio un poquito de lástima: no sólo Austen describe como es la hermana dejada de lado, a quien nunca le consultan su opinión y ha tomado varias decisiones de su vida por "consejos" de otros (y ahí aparece el concepto de persuasión una vez más, se asoma y se esconde durante toda la novela) sino también que el lector siente esa sensación de que es casi invisible, de casi no es la protagonista. Me pareció muy interesante ese detalle, pero si Jane considera que eso es ser "too good", pues tengo que estar en desacuerdo. Pero sí, entiendo el contexto. Y Anne, después de todo, me cayó muy bien. 
"Mary había adquirido cierta importancia artificial al convertirse en Mrs. Charles Musgrove mientras que Anne, a pesar de su elegancia de espíritu y dulzura de carácter, méritos que la habían colocado muy alto si hubiera estado rodeada de personas realmente inteligentes, no era nadie para su padre o su hermana: su parecer no contaba, su mejor estrategia era siempre ceder. No era más que Anne".
Todo el funcionamiento social de la época (alrededor de las Guerras Napoleónicas a comienzos del siglo XIX) está, desde mi perspectiva, muy bien descripto, y es interesante ver ese choque de tiempos que percibimos nosotros como lectores del siglo XXI. Todo lo referido a las costumbres, las visitas, la exposición ante otros, la importancia de lo que uno parece o aparenta etc. me parece shockeante e interesante en partes iguales y es una de las razones por las que disfruto mucho leer estas novelas, además de que están excelentísimamente escritas.
Referido a eso, es la primera vez que leo a esta escritora en inglés y admito que sumó muchísimo a la experiencia de lectura. Implica su esfuerzo porque, después de todo, es inglés de hace dos siglos y el vocabulario cambia, pero lo pude leer sin grandes inconvenientes y me hizo muy feliz. Admiro muchísimo el trabajo de los traductores (cuando está bien hecho) pero leer escritos en su idioma original tiene un sabor distinto, el sabor de que estás leyendo exactamente lo que el autor quiso decir.
Además de todo lo anterior, 'Persuasión' es una novela muy entretenida. No es muy larga, y a pesar de que tiene un desarrollo particular y vamos conociendo a todos los personajes secundarios, me enganchó un montón. Claro que el factor de conocer el pasado de los personajes pesa mucho, porque uno quiere entonces descubrir qué de nuevo va a pasar entre ellos y le da el empuje para querer seguir leyendo.
Así que, en resumen, leer 'Persuasión' fue una linda experiencia y una buena combinación de elementos que me gustan: novelas de época, clásicos, personajes variados e interesantes. Además es una novela cortita, así que si estaban queriendo leer algo de Austen, ya no tienen excusa.


~


Sobre "¿Qué estás leyendo? ¿Me recomendás un libro?" y otras preguntas que odiamos como lectores

viernes, 8 de octubre de 2021

 ¿A quién no lo vieron leer y le preguntaron qué leía? ¿Si era un buen libro? ¿Si se lo recomendaba? Si alguno de ustedes respondió que no, los envidio. O en realidad, mi yo del pasado los envidia.

Después de todo, es inevitable, si ves a alguien conocido leyendo entiendo perfectamente el natural interés de saber atrás de qué libro está ocultando sus narices. Yo también lo haría, con el interés de otra lectora que quiere saber si, quizás, comparten gustos literarios. O si son opuestos. 

El otro día estaba pensando sobre esas típicas preguntas que a uno le hacen en cierta etapa de la vida y que no quiere contestar ni dar explicaciones: "¿Qué querés ser cuando seas grande? ¿Tenés novio que se pueda conocer?" y un largo etcétera. Eso me llevó a su equivalente literario, y a recordar que odiaba que me las hicieran. La palabra "odiar" quizás es demasiado fuerte, pero definitivamente no me gustaba. ¿Por qué sería? Vamos a analizarlo:

¿Qué estás leyendo? Siempre me pasaba que con decir el título no alcanzaba, no era un libro conocido. Entonces en la respuesta estaba implícita la explicación (breve) de más o menos de qué se trataba. Género, autor, tema. Pum. Cinco minutos. Y con el peligro de que la otra persona que lleve una imagen equivocaba por haberme explicado mal.

¿Me recomendás un libro? Ah, esta es la más difícil, siempre. ¡Para recomendar necesitamos conocer a la otra persona! No te puedo recomendar un libro en cinco minutos, si no sé qué te gusta. Ni en diez, ni en treinta. Es mucha responsabilidad y puedo terminar diciendo cualquier cosa.

Ahora retomemos la pregunta: ¿por qué sería? Impaciencia, seguro. No tenía ganas de tener que explicar todo. También temor a que juzguen o entiendan cualquier cosa (¡cómo es que Lara va a leer novelas románticas!). O simplemente una natural (y en camino de ser desarraigada) tendencia a cerrarme y no querer compartir y ya está. No preguntes. Mala onda se queda corto.

¿A qué quiero llegar con todo esto? 

A que me di cuenta de que me molestan un montón de cosas innecesarias. Y me pregunto justamente cuál es la necesidad. Absolutamente ninguna, claro. Si yo quiero vivir en un mundo más tolerante y comprensivo, tengo que empezar poniéndolo en práctica yo misma. Así que, la próxima vez que me veas leyendo y me preguntes de qué libro se trata, no te lo voy a tirar por la cabeza ni dirigirte una mirada asesina. O quizás sí, pero enseguida voy a sonreír y recordar que así no quiero ser.

Nunca se sabe, después de todo es una oportunidad para dar a conocer más libros geniales, de los tantos que hay por ahí para descubrir. Pienso en los varios que he descubierto gracias a recomendaciones fugaces, charlas de cinco minutos, espionajes a lectores desconocidos en el subte, etcétera. ¡Son muchos como para desperdiciar la oportunidad!

Así que así gano de varias formas: me ahorro malasangre, pongo en práctica virtudes que quiero tener y hasta me gano amistades.

Eso sí que es un estímulo para ser más simpática, ¿eh?


Y a ustedes, ¿qué preguntas les solían molestar? ¿Cuáles ya no? ¿Qué progresos hicieron?




Reseña: El guerrero a la sombra del cerezo - David B. Gil

domingo, 5 de septiembre de 2021

Título: El guerrero a la sombra del cerezo.
Título original: Ídem.
Autor: David B. Gil
736 páginas, editorial SUMA
Fecha de publicación: 2017.
Libro autoconclusivo.
Sinopsis: Japón, finales del siglo XVI. El país deja atrás la Era de los Estados en Guerra y se adentra en un titubeante periodo de paz. Entre las víctimas del largo conflicto se halla Seizō Ikeda, único superviviente del clan regente de la provincia de Izumo, huérfano a los nueve años tras el exterminio de su casa. Hostigado por los asesinos de su familia y condenado al destierro y al olvido, inicia un largo peregrinaje al amparo de Kenzaburo Arima, último samurái con vida del ejército de su padre, convertido ahora en su mentor.
En el otro extremo del país, Ekei Inafune, un médico repudiado por aplicar las artes aprendidas entre los bárbaros llegados de Occidente, se ve implicado en una conjura urdida a la sombra de los clanes más poderosos del país. Una conspiración capaz de acabar con el frágil periodo de calma que da comienzo.
Una novela cruda y bella, cargada de matices, que nos hace viajar a través de un Japón devastado por más de dos siglos de guerra, entre cuyas cenizas, sin embargo, florecen los más hermosos cerezos.


Conocía este libro desde hace tiempo, por reseñas en otros blogs, y de hecho lo había agregado a mi lista de pendientes en Goodreads (¿quién puede resistirse con un título así?) , pero casi que me había olvidado. Hace unos meses, charlando, me lo recomendaron (¡gracias Hernán!) y aprovechando que tenía unas semanas de vacaciones decidí leerlo. ¡Y estoy muy contenta!
La sinopsis resume muy bien lo que hay que saber antes de embarcarse en la lectura, así que paso a comentar impresiones. Primero que nada: la ambientación. Ya he comentado que me encantan las ambientaciones históricas, en las cuales más allá de la narración ficticia se puede aprender un poquito del trasfondo, y en ese sentido con este libro me sentí a mis anchas. Japón, siglo XVI, época feudal. ¿Qué sé yo de eso? Pues nada. Y el autor incluye una pequeña introducción poniéndonos brevemente en tema con lo referido a la historia y me encantó. Si bien tal vez no sea estrictamente necesario leerla para arrancar con la historia, me vino genial, principalmente porque al principio siempre me cuesta ambientarme, entender cómo funciona el mundo que estoy leyendo, retener los nombres de los personajes, etc. etc. Porque, claro, los personajes tienen nombres japoneses, y ¡andá a recordarlos todos! Al final, lo logré y la verdad que agarré el ritmo de la historia enseguida y además la devoré en un par de días. En resumen: me pareció genial la forma en la que el autor incorpora la parte histórica en su novela, sin que se sienta pesado o excesivo. Además, incluye al final un diccionario con los términos japoneses utilizados durante el libro (igual incluye notas al pie), muchos referidos a aspectos culturales, como las costumbres a la hora de comer, vestirse, tratar a los demás, etc. 
La narración es en su tono general descriptiva, y va alternando capítulos que narran sobre Seizō y sobre Ekei Inafune, los personajes principales. Se empieza en dos puntos distintos, casi que aparece que nos están contando dos historias completamente distintas, pero, como es esperable, se van desarrollando con puntos en común. Hay mucha precisión a la hora de escribir y elegir las palabras, pero no se vuelve una narración pesada, así que en lo que a mí me respecta fue una muy buena combinación. Claramente a lo largo de la lectura algunos capítulos y situaciones me interesaron más que otros, y en general disfruté más los capítulos de Ekei que los de Seizō, pero igual me gustaron todos en general.
Ya mencioné algo de los personajes y admito que me gustaron mucho cómo están construidos: están narrados en tercera persona pero llegamos a conocerlos muy bien y me resultó muy interesante poder observar ciertas características psicológicas que el autor destaca en cada uno. También hay conceptos que se tocan que son muy interesantes y me dejaron algo para pensar, principalmente la idea de venganza. Un concepto que me resulta tan incomprensible, tan ajeno, tan lejano, y que sin embargo es interesante ver las causas que lo van modelando para los personajes. Aunque no me parezca lógico, entiendo el contexto y me metí mucho en la historia de todas formas.
Ahora, después de todo lo que comenté, se preguntarán entonces de que género es este libro. Es histórico, sí, pero esa no sería mi primera respuesta. Es de acción, de aventuras, de intrigas y tramas políticas entre feudos y territorios de distintos daimyōs, señores (detalle que me gusta mucho y que, por ejemplo, disfruté en 'Juego de tronos'), de misterio, de venganza, de suspenso. De todo un poco.
Antes de terminar NECESITO hacer un comentario con spoilers, no me puedo contener. Pero no se preocupen, no lo voy a dejar acá para que se tienen y lo lean: las reseñas en Goodreads tiene la opción de escribir algún comentario con spoilers y luego ocultarlo, si lo querés clickeás el botoncito. Por acá dejo la mía, muy sintética, en comparación con esta.
Para concluir: disfruté mucho la lectura de 'El guerrero a la sombra del cerezo', me esperaba una buena lectura pero terminé más contenta de lo que esperaba. Y me sorprendí, disfrutando un libro de samuráis. ¡Ahora quiero más! Me dio que pensar, aprendí algunos datos interesantes y, por último pero no por eso menos importante, descubrí que a David B. Gil le gusta mucho la palabra "elucubraciones". A mí también.




“Cuando una piedra golpea la superficie de un estanque sereno, provoca ondas que llegan hasta la más lejana orilla.”





Encontrándole el gustito a leer poesía

lunes, 16 de agosto de 2021

¿Poesía, yo? Nunca me interesó el género. Será porque en el colegio lo poquito que vi me aburrió, y lo otro poquito que me topé por la vida me pareció difícil de entender, lleno de palabras rimbombantes o, de nuevo, simplemente aburrido.

Supongo que es como todo: a uno no le gusta algo hasta que no lo conoce o encuentra justo lo que necesitaba, y ahí empieza a interesarse y poder juzgar verdaderamente si le gusta o no. A veces pienso que de ahí vienen los prejuicios, siempre y sencillamente del desconocimiento.

De a poquito, me fui topando con poemas que me gustaron, y sé que me gustaron porque me llegaron. Ahora pienso que la poesía es un género muy distinto a otros, es para leer despacio, tiene que ver con la sensibilidad y la atención, y no se puede leer de golpe porque uno deja de ser receptivo. Es un género especial, para ciertos estados de ánimo, y puede evocar recuerdos, nostalgias y alegrías. Descubrí que, a mí, las poesías que me gustan es porque me recuerdan cosas o porque me gusta leerlas en voz alta y sentir el efecto casi mágico de las palabras.

Creo que empecé a descubrir que un poquito me gustaban cuando leí la trilogía 'El señor de los anillos', que está plagada de canciones hermosas, con las letras enteras porque así de genio era Tolkien. Adoro el poema de Aragorn ("no es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida (...)") pero hay uno llamado "I sit beside the fire and think" que canta Bilbo en Rivendell en 'La comunidad del anillo':

Versión hecha canción de Clamavi de Profundis

"Me siento junto al fuego y pienso
en todo lo que he visto,
en flores silvestres y mariposas
de veranos que han sido.

En hojas amarillas y telarañas,
en otoños que fueron,
la niebla en la mañana, el sol de plata,
y el viento en mis cabellos.

Me siento junto al fuego y pienso
cómo el mundo será,
cuando llegue el invierno sin una primavera
que yo pueda mirar.

Pues hay todavía tantas cosas
que yo jamás he visto:
en todos los bosques y primaveras
hay un verde distinto.

Me siento junto al fuego y pienso
en las gentes de ayer,
y en gentes que verán un mundo
que no conoceré.

Y mientras estoy aquí sentado
pensando en otras épocas
espero oír unos pasos que vuelven
y voces en la puerta".

Me gusta más la versión original, en inglés, que la dejo por acá si alguien la quiere leer. De todas maneras, tiene cierto aire de aventuras, melancolía y nostalgia que me encanta, y me recuerda a escenas de la trilogía que me gustan muchísimo. Respecto al poema de Aragorn que decía arriba, la versión en inglés es más linda porque tiene ciertas sutilezas que se pierden, les dejo esta página que lo explica muy bien. ¡Que trabajo el de los traductores, eh!

También hace poco descubrí algunos poemas de Jorge Luis Borges que me gustaron muchísimo. No leí mucho de Borges, pero de lo poco que vi admiro mucho la elección de palabras. Eso hace los cuentos algo complejos, pero también muy precisos. Encontré este poema, 'El mar' (disponible en el libro "Poesía completa"), de casualidad en una revista y me encantó:


"Antes que el sueño (o el terror) tejiera 
mitologías y cosmogonías,
antes que el tiempo se acuñara en días,
el mar, el siempre mar, ya estaba y era.
¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento
y antiguo ser que roe los pilares
de la tierra y es uno y muchos mares
y abismo y resplandor y azar y viento?
Quien lo mira lo ve por vez primera,
siempre. Con el asombro que las cosas
elementales dejan, las hermosas
tardes, la luna, el fuego de una hoguera.
¿Quién es el mar, quién soy? 
Lo sabré el día ulterior que sucede a la agonía."

Hay algo especial en la línea que dice "quien lo mira lo ve por vez primera, siempre", algo que me encanta, porque lo siento así. Así como me pasa con los atardeceres, que los miro una y otra vez y no dejo de sorprenderme con que algo tan simple sea tan hermoso. Me encanta, sencillamente.

Otro que descubrí hace un tiempo se llama "Story of our lives" del escritor canadiense/estadounidense Mark Strand. Es muy largo y está sólo en inglés así que no lo voy a copiar todo, pero hay una línea en especial que me gusta tanto que la tengo pegada en la pared de mi cuarto:

"We are reading the story of our lives,
as though we were in it
as though we had written it"
Versión completa

Cada vez que la leo le encuentro algo nuevo que me encanta, o le doy nuevos significados según cosas que me vayan pasando. Pero como todos los poemas que descubrí que me encantan, me hace casi estremecer por lo que evocan. 

~

Y esto es un poco de lo que anduve pensando últimamente sobre la poesía. Sigo sin incluir a la poesía en mis géneros literarios favoritos, pero siempre estoy a la caza de nuevos poemas para que se conviertan en mis favoritos.

¿Y ustedes?